Translate

sábado, 4 de abril de 2015

CALAS

LAS CALAS



¿A quien no nos han preguntado alguna vez que flores nos gustan?Seguramente mi amiga Mónica diría, los jazmines, o tal vez las silvestres.Más de una enamorada queda prendida ante el sublime encanto de una rosa o la variedad de colores y matices de las flores campestres.Vaya uno a saber porque, ellas no ejercen sobre mí, ningún magnetismo. En cambio al ver la simple y esbelta CALA me derrito fácilmente.Tratando de hallar la respuesta, busque información:
También llamada Zantedeschia , proviene de las zonas templadas de África del Sur, es una planta vivaz y herbácea de hoja perenne que posee distintas variedades, predominan en los jardines acuáticos y simboliza la pureza, por eso suele estar presente en los ramos de novia.(Tal atributo seria hoy un despropósito, si de pureza hablamos)

 Ahora, ¿Que ama de casa la conoce tan sofisticadamente? Es muy probable que mi vecina Juana no sepa ni soñando que en su jardín posee tamaña rareza y para que negarlo yo tampoco.No, no... definitivamente esa no era la razón por la cual me gustan tanto.Mi conocimiento sobre esta planta se remonta a mi niñez en el patio de mi abuela, surcando el dezagote oloroso de una batea de porlan donde lavaba su ropa. Allí crecían muy orondas y vigorosas hasta el día en que la nona Carmen las cortaba y llevaba al cementerio.Duro destino para esta hermosa flor que a más de un lector de mi edad le recuerda la tediosa visita del 01 de noviembre de cada año.Una y otra averiguación sinceramente no me satisfacen.Mientras escribo tomo unos mates y medito ¿Por que adoro esta flor?La verdad no se!!!!!Son tan altas y elegantes sin importar donde crezcan. Blancas, puras e integras aunque se nutran de agua contaminada. Sensibles pues un ínfimo golpe las quiebra. Sinceras y osadas mostrando su sexualidad al mundo sin temer que su reputación este en juego. Tenaces pues nacen y vuelven a nacer aunque las tales por completo, renaciendo de tal golpe de suerte con solo un vestigio de su raíz, como el ave Fénix.

No encuentro la respuesta, pero es probable que esta delicada y solitaria flor me guste porque ansíe parecerme a ellas.